Amigo o amiga lector(a), si te gustan, o si no te gustan los escritos que he publicado puedes dejar tus comentarios y opiniones haciendo click en "comentarios", o bien mostrar tus reacciones haciendo click en "Bueno", "Regular"o "Malo", dependiendo de tu criterio, al final de cada escrito. Las críticas constructivas y opiniones son muy importantes para el crecimiento del arte.
Espero, sinceramente, que este espacio sea de su agrado.

Aclaración:

La mayoría de las imágenes mostradas en este blog no son propiedad del autor del blog.
Cuando una imagen pertenezca al autor del blog, será descrita como de su propiedad.

domingo, 2 de noviembre de 2014

Disperso el verso y mi lenguaje sin razón bajo la mirada de los cielos depresivos. Que gris no se hace, que gris se nace, dijo el hombre entre cigarros y deseos incumplidos. Granizo y lluvia postergaron mi canción y destiñeron mis vivencias y sentidos y, sin querer se puso negro el corazón, y sin querer también me fui amigando del olvido.
Que solitario se camina mejor, que solitario no oigo quejas a mis graznidos; solitario se hizo mi abecedario, solitario también es mi partido; solitario muchas veces me he sumido en el alcohol; solitario, muchas veces, he caído y he crecido...

martes, 9 de septiembre de 2014

Envejecer



Envejeceré hacia atrás, cuando se esconda el sol en la pampa de tarde.
Envejeceré lento, como se quema un habano, dejando su aroma enclaustrado en los labios que me besaron suavemente queriendo sostener el pasar de los años precisamente para no envejecer.
Envejeceré igual nomás, aunque no lo quiera ella ni yo lo quiera, porque se envejece mi pecho y se aprieta, se cierra de a poco pal' aire.
Envejeceré porque envejece mi sexo y se pudre, se seca como el amor y se retuerce como echarle sal a las babosas.
Envejeceré porque se truncan mis ojos, se atenúan los pasos y no avanzo.
Se muere este hombre desnudo, tal como apareció en este mundo, habiendo sido parido pasadito el medio día, tirando pa' la tarde, escabulléndose de a poquito el sol pal' horizonte.
Envejeceré sin reclamar ni emitir palabras, porque ya me harté de las juergas, porque ya se les anduvo muriendo la magia con el tiempo; por que ya hace rato se acabó el incienso y aromas mas no hay en estas sábanas.
Envejeceré hacia atrás, envejeceré un ratito más, cuando termine de escribir estas palabras...

lunes, 5 de mayo de 2014

Incertidumbre


¿Vienes?, creo que si, aunque tal vez un poco lejos.
Tus manos aún no logran volver a darse conmigo.

Ya que se cae el techo de tanta y tanta lluvia 
mientras el rostro de las ventanas se va asemejando más a un fantasma 
tras la tumba de mi ser de niño y de la de tu inocencia.

Yo, queriendo ser todo lo contrario, 
me he vuelto un ser poco interesante 
y tus muslos ya se han dado cuenta porque, 
además del ritmo de nuestra musiquita, 
el de mi ánimo también se ha quedado más lento, 
aguardando por esos sueños que se han vuelto pesadillas,
como tú que ya no me acompañas a sentarme a reflexionar, 
o como yo, que ya no te acompaño ni a follar...

Ahora simplemente me observo bailando con mi copa 
que recoge los mejores años de algún tinto, 
mientras tú sólo me observas decepcionada
y entonces bailas con otros hombres a los que tal vez
tu cuello y tus hombros, siempre vigentes en su sensualidad,
si logran bajar de la vorágine del tiempo
aunque,debo reconocerlo,
esta copa también me está aburriendo ...
creo que mejor hoy bailo solo...

domingo, 6 de abril de 2014

Portafolios II


    Ha llegado nuevamente la neblina a abrazar todo lo alcanzable. Debajo de destellos aún se desenvuelve un pequeño de pies aún más pequeños, que en su piel tersa entona el murmullo del llanto estrepitoso de las nubes que rugen e iluminan con sus ojos el sin fin de estas tierras. 
    En el auge de mi mente, entre ideas y recuerdos, debiera estar justo ahora mi mano puesta en tu cabeza, la cual descanse sobre mi hombro sujetando las sonrisas que se arraiguen fuertemente a tus mejillas.
    Aún ahora, llenos de la niebla, escaseamos de aquél minúsculo punto donde converge la mutua comprensión; sólo estamos puestos en el nombre de una tumba, recreados por las nubes que distorsionan cuerpos e historias que tal vez estén por suceder y ser escritas en un libro enmudecido y acribillado antes de nacer.
    Tal vez pueda alguien decirme cuál fue el cielo en que se hundieron esos vuelos de incógnito burlando a lo convencional, donde fuiste diferente a lo que en verdad fuiste. Tal vez alguien que nos vio se acuerde del espanto de tu rostro al ver que esta vez no fue tu amor, sino tus temores los que no lograban ser correspondidos. ¿Para qué he de cambiar?, dijiste... Esos miedos siguen siendo tuyos y, tal vez, su compañía es mucho más amiga que la de estas plumas empapadas que se alejan de la gente...

jueves, 27 de marzo de 2014

Portafolios I


    De un momento a otro se deshizo el sonido más prometedor y, además de ambos, gritó con más fuerza el clamor por una anhelada paz. No quedaron trozos de hilo ni marcas deambulando en nuestras bocas, ni el sudor de un cuerpo ajeno adherido a mis manos, ni a mi pecho, ni a los mantos blancos y suaves que hoy tienen un dejo a árboles de otoño.
    Osaste abrir la puerta del desahucio y con él se vino el invierno; entre aguaceros y demases acabamos desnudos masticando el frío.
    He ahí nuestra caja de Pandora, sobre el pasto, en plena calle, en tus calles y en las mías, en la noche. He ahí el principio de un desenlace, el nacimiento de la ausencia de siluetas temerosas que se asustan del resto del mundo, que se marchan de la otra como pájaro en invierno de las ramas del árbol que juntos plantaron en medio de un mundo de cemento.
    No se sabe de aquellos caminos que ya no existen; hay un par de pupilas ahogadas, profundas como un pozo, llenas de agua; hay musgo en tus mejillas, hay delirio en los lugares ahora vacíos de momentos que han sido talados.
    Los sauces no esconden su llanto; me pregunto cómo consolarlos, ¿de qué les hablo si también estoy como que ellos?, ¿cómo los calmo?...
    Desde hace un par de días ya es invierno y, como sólo en este sur, es invierno largo....
    ¿Dónde iremos a parar?... Sólo sé, y tal vez es cierto, que la tierra hambrienta nos está esperando...

domingo, 12 de enero de 2014

Extraña...


Mujer... Pasitos cortos, larga la senda. ¿Dónde se baten hoy tus alitas, entre la selva de cajitas de colores, a un costado de ese mar infinito?.
te ibas alejando pero era yo, justo cuando más quería estar contigo, y se vino detrás mío lo que parecía ser un cobarde resuello. Cobarde o no cobarde, ya sabrá sólo el tiempo como nombrarlo, mientras siga yo buscando tus pies en mi lecho vacío de ti y de los sueños al dormir para tomarlos de amuleto.
De tu boca aún conservo el rastro; cómo caía este hombre entre tus besos que sellaban la imagen, como si me fuera quedando plácidamente dormido, apagando suavemente la mirada entre la danza de tus labios, entre lo tibio de tus manos.
Ay de mi al desnudarte; ay de mi al cubrir con esta piel tu espalda; ay de mis manos que se queman en tu vientre; ay de todo aquél que te piense para si, porque quiero ser solamente yo tu mejor deseo; ay de mi al sucumbir ante todo ese grande amor que me susurran tus ojitos, ay de mi, mi pajarito, que no es difícil pretender amarte por lo inmensamente bella que eres.
De tu piel tengo llenos los recuerdos; de tus pechos solemnes el deleite más perfecto; de tu risa y tus palabras la más grata ternura que hace que te añore cada día más, y de tu amor, por cierto, obtengo toda mi paz.
¿Cuándo vendrás, mi amor, dónde estarás?; cuando despiertes algún día, después de alguna larga noche, prometo que al abrir los ojos nuevamente me verás...

martes, 17 de diciembre de 2013

..........................................................................................

    Hay tanto por hacer en toda la vida; hay tanto que ver, que conocer, tanto que sentir, tanto que entregar y que recibir y, por otro lado, hay tanta ambición y egoísmo. 
    Hay tantas maneras que se han inventado para robarnos el tiempo de cuidar y atesorar lo bello que puede pasar frente a nuestros ojos, o por nuestras manos y tacto, o tanto que nos limita para salir del camino prediseñado a buscar todas y cada una de esas cosas... 
    A pesar de todo eso, nunca es tarde para tomar aunque sea un poco del tiempo que queda disponible y tratar de sacarle todo el provecho necesario para poder hacernos sentir mejor y enriquecer un poco más nuestro espíritu; para también poder abrir un poco más nuestras mentes y corazones; para poder crecer desde el alma y poder decir y sentir, y hacernos dar cuenta de que cosas tan pequeñas, simples, libres y gratuitas son capaces de hacernos tan felices a los hombres...

..........................................................................................

miércoles, 2 de octubre de 2013

Pajarito


Dame sólo un minuto;
en tus ojos ya es de noche;
dos estrellas parpadean
y mi mente aún no las conoce.

El crepúsculo te ha pintado,
desvestida entre las sábanas;
me dormí en tu cantar de pajarito
deambulando al son del viento y,
las plumas, tu sustento.

Tengo un nido pa' tu abrigo
sin dolores ni enemigos;
te quiero fuertemente,
hasta violentamernte,
como al pan el mendigo.

Por hoy dormiste,
te extrañé hasta la mañana;
tú, no lo sé, entre tus sueños te escapabas
y yo empecé a temer que ya no despertaras.

Pero eres mi sosiego
y asesinas mi desesperación,
me guías hasta donde se derrite la calma
y apaciguas mi adicción.

¿Quién te arrulla, pajarito?,
¿quién te abriga?,¿quién te abraza en los inviernos?,
¿quién te ayuda a desplegar las alas, aunque sea entre la lluvia?,
¿en qué pecho cálido te detienes a dormir cuando la noche ha caido?.

Dame otro minuto;
en tus ojos pareciera haber amanecido;
me obligas a sujetar el llanto que creía haber perdido;
tus caricias siempre me calman, pero tu voz perturba el nido,
y me obligas a cortarte las alas, pajarito mal herido.

He decidido dejar que se mueran las hojas del calendario,
que se mueran los relojes si es que llega a ser necesario;
estoy dispuesto a abrirte la jaula y también una ventana
para que sientas el provecho de conocer otra mañana,
pájaro desorientado, disfruta de tus días,
tal vez así, de una vez por todas, desaparezcan tus heridas...

sábado, 21 de septiembre de 2013

Kallfüco


    Isla que a hierro matas... Isla que a hierro morirás... Degüellas la esencia del interno que reposa en tus fauces dementes y te adueñas de su su pecho, arrebatándole sitio a su respiro. 
    Duermes con los ojos entreabiertos, siempre atenta a cualquier tambaleo en el actuar de tus lobeznos, pequeños diablillos, siempre procurando no mancharte la corbata con tanta y tanta miserable historia que se viene resbalando entre sus carnes. 
    Morada de los indios ausentes que emigraron desde la memoria de tus pasajeros hacia predios donde habita el olvido. Cuánta lágrima sobre ti, tierra humedecida, cuanta lágrima caída desde el cielo triste y grisáceo, que se desahoga sobre tus hombros cansados de sujetar cada día más pesadas cadenas de locura...

martes, 25 de junio de 2013

Paisaje de Bahía (Para Valpo)


    ¿A quién le sueles transmitir la dulzura, toda la calma soberano del aire, vigilante de la orilla?...
    Dejas al desnudo ésto que se enmaraña y se esconde tímidamente en mis suspiros, y desembocas en mi cuerpo suspendido inmensamente hacia el infinito.
    No me encuentro; no me encuentran... Me desvisto y no me veo; me escapo del morbo de los ojos ajenos y me adentro  simplemente en el momento en que renazco. Me hago nota en ciertas melodías que se marchan sinuosas hacia el horizonte y, de a poquito, me desvanezco hasta quedarme invisible sin el tacto que me observe, que me sienta vulnerable.
    Detienes mi existencia en un corto lapso de tiempo y se alza sublime y desnudo mi espíritu. Te vuelcas a escribir ante mis ojos hasta los más recónditos secretos de la danza de colores que reflejas siendo espejo de la tarde, involucrando a la serenidad de tus caricias regaladas a mis ojos.
    Antes de tu inminente descanso, que se abre paso lentamente atravesando con cautela el envejecer del ocaso, vuelvo a desear tu resuello, el murmullo de tu imagen infinita protegida y abrigada por el fuego que se adueña de las nubes de los últimos respiros de este día, y vuelvo a añorar esa lisergia que derramas sin tapujos a veces con ansiedad, con amor, otras tantas rebosadas de melancolía, por la cual regresaré nuevamente y que me volverá a empapar, tal vez, durante las últimas horas de mañana... 

La imagen dispuesta para el escrito no retrata algún paisaje de Valparaiso, sólo está dispuesta para mostrar un cielo de tarde como el que inspiró el presente.

domingo, 26 de mayo de 2013

De ciertos brotes


    Brotó un día, de aquellas semillas que introduje en los brazos extensos de la tierra vegetal, un generoso indulto hacia una libertad menos sentenciada. Deshice mis ideas y las comencé a restaurar de nuevo, en otro estado del tiempo. Quise acariciar ciertas cosas de lo que pudiera haber llegado a ser tu presencia entre mis párpados, entre mis dedos; ese sabor incoherente que diverge del resto de momentos que se le suelen arrebatar al ocaso. 
    Pensé en un posible amanecer de gestos y palabras, algo hermoso que viniera acompañado de un estrechar de grandes abrazos, y predije que sería algo pasajero. Aún así, como en todo el común del ser humano, hay algo extraño y singular que insiste en que me equivoco... 
    Poco a poco, pese al frío de la noche, una pequeña fogata se ha encendido; los trocitos del invierno, por hoy, se han desvanecido...

martes, 30 de abril de 2013

Vamos a procrear la luz...


   Vamos a procrear la luz entre el tiempo del bien y el tiempo del mal... 
   Cuando comience a entrar la noche viajaremos con el polen y el rocío. Caerás en las paredes, retratada por pinceles y colores insolentes, que se subleven ante los opacos, ante lo versos cualquieras. 
   No hay minutos contados para caminar y caminar otra vez, solo un aliento tenue de somnolencia que se adueña del aire; una atmósfera de sopor y convergencia, de calor y de color... 
   Luego de que la lluvia ha cesado, emergen duendecillos a jugar a la ronda...

sábado, 27 de abril de 2013

La soledad y el frío.



   Te has hecho de caminos subcutáneos a lo largo y más allá de lo que acostumbra ser mi sombra. 
   Entre la noche y el día suelen escasear el habla y la luz y se mecen las palabras enmarañadas entre los visillos que atenúan la desnudez de la ventana semi abierta.
   Cedió su imagen tan sólo un trazo de lo celestial, aquello que diviso en el cielo. Un alma ingenua observándose las manos un tanto entumidas por el frío. 
   ¿Qué es eso que hay más allá del cielo?, me pregunto queriendo volver a entrar en tus ojos y bailar a través de tu oído con mi voz grave pero languidecida por la calma del momento... 
   Suelo amansar mi júbilo cuando sólo me acompaña el frío... Suelo calmar las emociones cuando suenan esas sinfonías de ritmos constantes que parecieran tomarte y llevarte de nuevo a la cuna, acurrucándote en la melancolía de un instante que podría ser perfecto si pendiera de mi mano una copa de algún tinto, y de mi otra mano la tuya, y de mis labios tus labios, y del cielo la luna...

lunes, 15 de abril de 2013

miércoles, 6 de marzo de 2013

Del fósforo


  Malvados encendedores... Traición inesperada que ha muerto a aquella llama espléndida que prende a aquello que  prende también las sonrisas y que se refleja en esos ojos que se tornan del mismo color del fuego.
  Tarde o temprano aparecerá otra a reemplazarla, ya sea por un simple microinstante de cleptomanía inasumida, en grados leves quizás, pero indeleble en el tiempo, o por ser intercambiado ante un par de monedas provenientes desde alguno de mis bolsillos
  Tomaré otra decisión por contingencia y me devolveré de cierta forma en el tiempo; creo que tendré que utilizar los fósforos...

lunes, 4 de marzo de 2013

Podría jactarme de tenerte...


  Podría jactarme de tenerte entre las olas y más allá, quizás, en todo ese reflejo, hasta entre mi pelo enredado.
  Cuando vistes de morado o de verde tus mejillas se ven más cerca del ocaso; aunque no hay nada como tu sonrisa allá en lo lejano.
  Tal vez, alguna vez, del prado crezcan esos ojitos con un brillo diferente, ojalá más volátil que de costumbre, y que hagan que se evapore la humedad de mis papeles para que yo pueda volver a escribir sobre ellos...

jueves, 28 de febrero de 2013

miércoles, 27 de febrero de 2013

Hasta entrar en la cama suena mal...



  Hasta entrar en la cama suena mal cuando se posa el semblante del ojo del cielo nocturno sobre el mar quieto. Puedo desear caminar toda la noche; podría observarte hacerlo también a mi costado pero, ¿qué ganaría?, ¿más sueño al despertar en la mañana?, ¿más utopías, clichés de otros poetas?, ¿más imágenes tuyas para recordar tu rostro y tus expresiones?. Lo cierto es que hace frío y sé que tienes frío; y es cierto, hasta cuando estás conmigo te extraño, incluso más que a otros paisajes...

martes, 26 de febrero de 2013

No quedan excusas para volver atrás...

  No quedan excusas para volver atrás... No hay expresiones, ni mucho menos palabras, que quisiera retirar. No hay pasto aplanado de puro gusto ni tantas botellas vacías que se hayan sacrificado en vano. Las mil sonrisas han ido quedando tatuadas en la noche, en cada una de las noches, en la sabia, en el piso. 
 Sangra, el corazón palpita; el resuello no se marcha y la pampa semi marchita aún aguanta otra tertulia de aquellas con cariño, donde se derrama el aprecio que no se teme derrochar en adelante...

Me trastorno y, entonces... La sombra...

  Me trastorno y, entonces... La sombra. 
  Se dilatan mis pupilas y, entonces... El ego. 
  Se destiende la propia gana y el tesón inconscientemente y aquél siniestro acompañante comienza a hacer uso del desdén. ¿Ha de ser el coraje que se ha marchitado?; ¿ha de ser la valentía que también se ha deteriorado?.
  Fueron hombres los que hablaron desde adentro, y mujer fue sólo aquella que supo comprenderlo. 
  Silente entre los párpados se vislumbra algo inocuo; date cuenta que es mi espíritu, un tanto temeroso de las balas, un tanto lejos de ese amor de historietas...

Viento solemne y perpetuo...

  Viento solemne y perpetuo; ojos de lince sobre el espacio, el hábitat de la noche. Simpleza de armonía resquebrajada por tan solo un par de sueños de colores; un caballo hasta el alba, una bala en el silencio, un respiro bajo el agua del estero. 
  Se sumieron en el canto de un beso aquellos arlequines; jugando al interior de cascabeles, tal cual como un solo dedo tapa de vez en cuando al sol, aquellos dos bufones terminaron de ser esclavos sin más intercambiar palabras. Un estrechar de las miradas y el roce de los cuerpos apurados en la calle les hizo ir en busca de otro rumbo, algo más quieto, algo más hipnotizante...

jueves, 13 de diciembre de 2012

Dicen que para todo lo incierto...



Dicen que para todo lo incierto no hay una espera en vano. Ebullen el deseo y la cordura. Se posan las manos en el predio del silencio y te tornas un río curvilíneo hasta el alba, posando en el aire tu gemido. Baila en mi pecho la noche; entre tu cuerpo y tu ropa se abre paso la distancia, no así de mi amparo que te cubre, que se te abalanza. No hay mas drogas que tú, y no hay nada más que tú en las botellas que me embriagan y, de paso, te embriagan como a mi para amenizar nuestra velada. No hay más que tu piel para saciar mis pasiones; no hay más labios que me empujen hacia otras dimensiones...

viernes, 9 de noviembre de 2012

Éter




    Ya me ves morir hoy en el misterio, y el sexo se agazapa en mi solapa; se prende cual botón a un ojal, y se turba el santuario de tus pechos tímidos, como un sol tras la niebla. No estás pero, sin embargo, te encuentro… Al esbozar palabras están tus restos, y los míos en tu cama; tras las noches y el viento, detrás de las lunas lánguidas.
    No hay más sueños en la noche, no hay canciones ni siluetas en la playa… Venga el vino, ¡venga!, venga el insomnio hacia la calle larga. No hay párpados que aguanten  el dibujo del verano que se acerca, de la experiencia que se ensancha. No hay letras que sustenten una historia que se arrojó a las calles a beber, para morir en el éter, para emborracharse de tu piel y tu calma.
    Junto con la fiebre me he vuelto más joven, el reloj se ha distraído ante tus dedos pueriles. Hay acentos en todo lo extraordinario de los días que amanecen en tus ojos insensatos, y se anidan las horas de luz sobre mi aposento. Sigo vivo en ti, porque vivo divagando; permanezco aún en los elogios con los que besé alguna vez tu aroma. Coleccioné tus pasos y huellas, mientras tú coleccionabas cada una de mis noches en tu cuerpo, en tus oídos que se deleitaban con mi parlamento.
    Dejaste conmigo estas malas compañías y un amor por algo insano; un vals con una copa o unos paseos con la botella, yo y ella juntos de la mano; resuena tu suave risa en mis oídos al despertar  y aún te llevo el desayuno a la cama con la flor que, como de costumbre, corto cada mañana. No estoy sólo, aún te tengo, porque estoy loco, porque por ti estoy loco, y tu cuerpo, y tu amor, y tu piel, y tus gestos, y cada una de tus palabras me aceptan tal cual soy, un perfecto idiota, para ti un idiota perfecto…

miércoles, 10 de octubre de 2012

Qué son dos ojos...



    Qué son dos ojos pegados a otra vista; una torre de papeles llenos de palabras que intentan describir un... ¿Una sensación para el deleite del pensamiento?... 
    Han habido días, noches, fuego entre dos pieles; dilemas que no sacian la incertidumbre, porque la incertidumbre se sacia tan solo con la existencia del futuro. ¿Tendrán, los labios, besos por guardar?... ¿Serán, una vez más, de nieve aquellos delirios renovados, reanimados, que fueron antes derretidos por la primavera?... ¿Habrá algún espacio en un vagón de un tren viejo para acurrucar el paso de los años y acunar ahí, en alguna pequeña esquina, el nacimiento de la palabra "amantes"?... 
    Yo creo que serán tus ojos los que puedan observar el vaivén de los abrazos; yo creo que serán las nubes al llover las que se encarguen de quitar la desdicha del silencio donde pena el engaño. Habrán nuevos silencios pero, esta vez, llenos de luz y sonrisas, y llegará en sus esbozos la filantropía; se reanudará la cofradía y se estrecharán nuevamente las manos… Tal vez tus labios sean testigos de la historia de los míos y dejes de ser tan sólo una mirada perdida en un horizonte confuso y poco claro. Tomarás tu corona y te alzarás a la vida nuevamente y tu trono será mi regazo.

viernes, 14 de septiembre de 2012

Memorias en Mi Menor




   A veces te despiertas y el respiro no está contigo; se destiñe el cielo y se muere con el celeste la tibieza. Puertas de algo vago que no existe sino entre el sueño, y se agitan letanías en el canto. Cual visturí rasgando la piel, se cuela la soledad entre las sábanas y tu cuerpo es ausencia gigante después del vino.
   Al salir a la terraza, semidesnudo, vuelve la resaca de tu beso, Judas, eres una Judas de loza clara y perfecta que cayó al suelo con rabia, con fuerza; estrepitoza como tu sexo, caliente como tus labios que no se marchan de mi cabeza.
   Cómo encontrar valor para matarte, o para morir de nuevo en tu cadera si no soy yo el inconsciente, sino tú la intransigente, y se torna el cielo negro y en la ventana se luce la nada...
   Vete rumiando tu orgullo, ponle puertas a la mente y déjalas abiertas. Tuve un síndrome endemoniado, pero nací de nuevo y me quise conocer a mi mismo, como verme al espejo, como leerme en un libro, como ver en tus ojos la tierra del campo; es por eso que no te odio, porque planté en ellos mi semilla y se que, tiernamente, volveremos a abrazar los dos juntos la melancolía...

martes, 4 de septiembre de 2012

El llanto del tinto.

    Sácate esa máscara oscura, como que me anduvo diciendo... Desvístete de esa pena; y tuve que comerme mi llanto; no me lo tragué, porque te hace vomitar palabras feas, hirientes, así que me lo guardé en la garganta, pero igual no mas era como que me estaba ahorcando. Hubo un silencio bien largo, como que incomodaba, y luego me sirvió un vaso de vino.
    Cómo cuesta agarrar un vaso, aunque sea de vino, cuando tienes el puño apretao', y como que se te aprieta también el pecho y el aire como que se hace más pesao'. Cuesta también tragar, y aunque sea vino, porque el llanto ocupa harto espacio en la garganta, y no tenís ganas ni de mirarla pa’ que no vea que tus ojos están llorando, porque la querís tanto que te baja una pena tremenda por estarla odiando; y no querís na’ más que salir corriendo y te sentís engañado, humillado, como cuando uno era cabro chico y el taita te agarraba a correazos y, ¿qué le iba a contestar uno?... No mas uno tiene que quedarse callao’…

miércoles, 22 de agosto de 2012

Lisergia hay en ti (Estracto).




    Un parpadeo tras otro y al abrir definitivamente los ojos eres un vaivén de colores. Una imagen que se torna… Se trastorna y se vuelve estroboscópica; lisérgica, estallando en llamas. Las esquirlas de un delirio han venido a herir mi soledad y arrullaron con voces de ninfas mi cuerpo cautivo.
    Es de aurora tu semblante entre la noche y el resto del cielo y reflejan, tus pechos, cordilleras donde reina un profundo silbar que está lejos del olvido; guarda en propiedad su intransable lugar y es majestad en mis oídos, deshaciendo el rencor que exacerba a ratos los dominios de la paz en mis bocetos de momentos introspectivos donde, recostado entre tu abrazo puedo sentir su latido.
    Cantan tus ojos algo intrínseco del alba, traficando sentimientos de los cuales me he hecho adicto. Me adentro en el antro de tu piel donde se abren los ojos del ilícito deseo de asesinar tu inocencia, entonces, atando tus brazos di paso a tu apogeo. Mujer siempre fuiste pero no antes tanto como ahora.
    Se desliza la voz estrecha, apretada, suena fuerte desde tu boca envuelta en llamaradas. Flagrante el calor en tu piel sonrojada, sudada; me abrazan tus piernas, tus muslos besan mi cadera que entre tanto placer se ha visto atenuada…

miércoles, 15 de agosto de 2012

Prescindir



   Puñalada de dulce melodía, sauce y laguna, y la luna entrando en este cielo de tarde oscura  susurrando suavemente al horizonte. Un repentino prescindir que siento inequívoco de “justo ahora”, de este momento, de que pueda verte en el espejo o, más bien dicho,  reflejada en el agua quieta que se hace espejo del paisaje en el estanque, recibiendo por primera instancia un beso de parte de tu boca, beso que me ha hipnotizado y que, de forma automática, me ha robado una sonrisa.
   Guardar por un rato la vista; conservar los párpados cerrados  dedicándome a sentirte regalando tus virtudes para hacer de este momento una fotografía, un pequeño bordado en tus memorias sin pensar en el pasar del tiempo, mientras nuestro calor siga intacto.
   Serenos, tus ojos se bañan con la luz de cada estrella como lentejuelas en el paño del cielo nocturno y, más que como abrigo, tienes mi cuerpo junto al tuyo que te abraza, pretendiendo reparar las grietas que lleva dentro; una atmósfera de color púrpura profundo mientras pasa la noche lenta, delicada, vestida de etiqueta para nuestro pequeño mundo sobre el pasto.
   Que bellos sentimientos, endulzando historias con tu piel de porcelana; que gran satisfacción sustenta mi deseo de no soltar a esta dama, la mujer cuyos besos son capaces de derretir a la misma luna y enamorarla tanto como a mi, mujer del aire y el viento, mujer de todo lo cierto e incierto.

jueves, 9 de agosto de 2012

En tus pupilas (Estracto).


   En ciertos instantes comienzo a preguntarme hasta cuándo estaré encerrado en ti. Soy un montón de hojas cayendo lentamente al suelo desde un árbol, abatidas por un manto tuyo, el del otoño; abrazado por aquella sensación que busca en todos lados calidez, para acurrucarme y permanecer adormecido entre tus caricias, entre tus brazos.
   No quiero escaparme de tus ojos hasta saber que te has enamorado; no quiero esparcir mis pasos sobre otro camino que no me lleve hasta ti. Como siempre, trato de evitar regalar besos y versos, una pequeña pero profunda caricia a otro cabello que no sea el mío, que no sea nada más que el tuyo, que no sea tu rostro empapado de la primera luz del alba ni tu cuello envuelto en porcelana, suave y delicioso...
   Enjaulado en tu mirada, en tus sueños, en tus manos; soy tuyo porque quiero, porque tú también quieres, porque me has robado; has raptado mi consciencia y el objetivo de mis pecados; me tienes derretido en tu mirada hipnotizante...

lunes, 23 de julio de 2012

Claustrofobia.


   Ya no sé cómo me siento, pero quizas es como si yaciera en el suelo con el pecho abierto, es como estar acostado en la nada, debajo de la lluvia, solitario, observando el cielo que ni siquiera se divisa detras de la neblina.
   Siento como si no dejara huellas, o como si se hubieran ido borrando, como si nada importara para nadie mas que sus propios ojos y pasos; es como cuando se le corta una cuerda a la guitarra, como no saber por qué ni hacia donde vas caminando; solo puedo saborear un gusto amargo como una derrota, aunque no hayan competencias en las que huebiera estado participando.
   Se me alejan los sabores, los aromas, los colores; se torna negro hasta el orgasmo; se palpa líquido y espeso el aire que aún no sé cómo sigo respirando. Los abrazos son cadenas, alambres punzantes como un beso traicionero, tal como el derecho a permanecer en silencio; como el diario paisaje de un ciego; como el amor que nunca hubo entre nosotros o aquel tacto que nunca hubo entre nuestras manos.
   Permanezco silente entre todo lo que hay aquí y todo eso que existe es una mezcla entre nada y oscuro; un pesar rodeado de mentiras, una vida sepultada en el desahucio. Tus ojos fueron luces que se apagaron a lo lejos como todas las demás cosas ligadas a mi sonrisa y, hoy, mi vida es claustrofobia ferviente desde la que brotan latidos que preferiría ahogar, estando plenamente seguro de que nadie lo iría a notar; sólo mi espíritu podría tributarme a mi mismo desde el mundo de los muertos, y la forma de hacerlo no sería otra que llorando.

domingo, 10 de junio de 2012

Aceptando libertad.


  Bebí del veneno frío de ver tu espalda alejándose cada vez que echaste a andar. El viento soplaba en tu contra como diciéndote implícitamente que te quedaras aquí, pero esa obstinación nunca hace caso ni a tus propios sentimientos; bien lo sé yo, que te he visto volver tantas veces.
  Entonces me sedujo aquella idea de olvidarte, de irme a otro lugar para que cuando vuelvas yo ya no esté, y bien lo logré, aunque mi amor no se ha muerto, tal vez deba quemarlo o extirparlo con cuanta melodía se me ocurra para mantenerme ocupado hasta que otra decida quedarse con esto que tú dejaste atrás.
  ¡Me voy!, ¡me voy de ti y de tu existencia!... Hoy me siento al fin libre para echarme a caminar con la guitarra bien firme al hombro y en cada paso iré dejando atrás un recuerdo, una pena de cuántas que me diste, porque esos fueron los únicos regalos que tenías para mi.
  Ahora salgo a la carretera con la cara sonriente, y te dispararé para que muera tu imagen dentro mío, porque es una carga muy grande que no estoy dispuesto a trasladar.
  Tal vez deba estar un tiempo solo, sin privarme de mi amada libertad pues, de repente vienen cosas buenas que debería aprovechar, pero está disuelto en el tiempo aquello que llamo vida; mientras no haya algo importante a qué aferrarse solamente pienso en irme en busca de una satisfacción, algo tan simple que me traiga una alegría, esa paz de ver atardeceres abrigando paisajes nuevos, colores diversos, miles de gotas cantando en el sur, arreboles que personifiquen el cielo en en el norte y el andar descalzo en la arena, el nadar desnudo en las playas de otras tierras mientras todo sigue su cauce, mientras no se acaben los lugares nuevos y mi paso no se canse seguirá avanzando este caminante con su paso amplio canalizando su despecho…

domingo, 6 de mayo de 2012

La barba de Alfredo (Historia breve).




- ...Yo le tengo tanto aprecio, pues ella me acompañó desde pequeño, adentrado en la pubertad y creció conmigo, mi preciosa barba. Es verdad, un par de amigos y amigas solían reprocharme de manera jocosa que  no podía parar de tocarla y soltaban de vez en cuando una carcajada, a lo que yo respondía: - esque para mi es "La" barba... Es como si fuera una mujer, entonces le hago cariño como también viviría haciéndole cariño a una mujer, la que fuera mi mujer y reemplace mi barba. -  ¿Te acuerdas, mi amor?... De hecho, tú fuiste la primera que lo dijo delante de todos y despertaste la gracia en ese "tic" mío.
  Creo que ella me ayudaba a concentrarme, o me entregaba esa sensación tan diferente que, tal vez, me ayudaba a relajarme, a pensar mejor en mi acciones; me ayudaba a refleccionar, mientras la frotaba, a veces bruscamente, en mi propia forma de ser; tal ves era la puerta de entrada al momento en que mi mente hacía una introspección
  Ya son tantos años juntos que tal vez perdí la cuenta, y es como si siempre hubiese vivido contigo y, ¡por supueto!, también con mi barba. Si de hecho la tengo antes de conocerte a ti, mi amor, y tú tambén la llegaste a querer bastante, y me has visto quererla, pero no tanto como te he amado a ti, durante todos estos años.
  Por eso, mi amor, es que siempre te he dicho, siempre te he pedido, siempre he querido que cuando yo muera, ella también se muera conmigo, o  si tal vez, ese dios no lo permita, tu te vas pa'rriba antes que yo, déjaselo bien enseñado a los hijos...
  Ya casi no sirvo solo, amor, estas máquinas ya me tienen aburrido, pero por lo menos ya siento ese aletargo, siento ese leve sueño que se viene acrecentando, se viente desde bien lejos, abrigandome de a poquito con su manto.
  Vieja, dame un beso, pero no quiero verte la cara de tristeza; no quiero pensar que él me está llevando justo ahora. Vieja, mi amor, no te olvides que cuando yo me muera quiero irme distinto; solo voy a poder descansar en paz si me dejas ir afeitado; me cortas la barba, amor mío, antes de eso no acepto irme sepultado....-
  Fué así que su familia bien quiso cumplir su deseo, ese del que siempre les había comentado y, antes de vestir de madera su cuerpo, desalojaron de su rostro a ese largo cabello que siempre ahí había habitado.
  Así pues, cuando fué el funeral y todos se acercaban al féretro a llevarse la última imagen, a contemplar por última vez su rostro, es que nadie sabía quién era aquél que estaba detras del vidrio, nadie podía comprender que ése era Alfredo, pues se veía tan diferente, como si fuese otra persona usurpando su nobre. Éste era un secreto que conocía tan solo su subconciente, donde radicaban los recuerdos de cómo fué alguna vez su rostro sin barba, ya que hastá él desconocía su real apariencia, no recordaba tódo lo que se escondía detrás de su melena facial; esto también era lo único de él que nadie más sabía, un completo misterio que se develó solamente cuando su vida se fugó para siempre...

viernes, 4 de mayo de 2012

Despierta, Bella Durmiente.



  Resonando en la tibieza del presente; destemplándose en el frío del pasado; árboles deshojados marcando el sendero que palpa mi bastón, el que es como mis ojos, un lamento de mi espíritu hacia mi sentido extirpado de forma minuciosa que vuelve inseguro e incierto mi caminar, con los pies viviendo envueltos entre la arena y las piedras del camino.
  Jamás te darás cuenta, y es que jamás te ha importado, ya que para ti aquella anhelada joya plateada seguirá dando luz al firmamento en esas noches de escarcha aunque yo no pueda percibir su luz, mientras yo sigo sin merecer aquella villana indiferencia, y por tratar de hacerle frente, solo para probar que soy más fuerte, finalmente estoy convaleciendo y eres tú quien se ha llevado mis frazadas y me has dejado expuesto al frío, aquí donde todo presume ser de cristal luego de que se congela el rocío que ha penetrado profundo con su beso traicionero.
  No podrás descifrarme nunca, no develarás estos misterios, no sabrás cuánto has ignorado por ser tan simple y predecible; y tú pretendes conocerme como al entorno favorito, cuando solo te sustentas en las tontas trivialidades, sueles ver tan solo lo superficial; proclamas espiritualidad  pero no logras despegarte de lo banal de tu simple tendencia y ni tus tontas garras ayudarán en tu sobrevivencia. Nunca has sabido afrontar la soledad ni el desprecio, tan solo pretendes ignorarlo cuando te va consumiendo de apoco los nervios y la fuerza desde dentro hasta tornarse depresión, y es que te escudas en esa inerte y sínica sonrisa que piensas es solución para todo, cuando tan solo es una inservible máscara para cubrir la tristeza de tu rostro.
  Discúlpame por ser tan duro y crudo contigo, es que siempre quise hacerte abrir los ojos ya que nadie más ha tratado de hacerlo, pues bien, también ignoras cuan grande es este amor que guardo por ti, como el resto de la gente ignora cuán rápido te vas marchitando; eso no se escapa de mis ojos, porque yo te conozco bien y sé que tu felicidad está lejos de ser completa, tal como la mía...

Mis Últimas Palabras.



  Hoy saludo a quienes no quiero, hoy traslado el sol a la noche con una sola mano; hoy he tomado la luna para guardarla en mi bolsillo y desterrar aquellos viejos tiempos olvidados. Las horas pasan, suman y siguen, el whisky en madera ha sido añejado; los recuerdos me ponen triste, pero el andar me sigue enseñando.
  Los sombreros han tapado las cabezas dejando enjauladas las ideas; los tatuajes en mi rostro de peleas, las arrugas, las piernas que flaquean; los años no han pasado en vano, la muerte y la vida forcejéan.
  La vitalidad que fué mi compañera en esos días de adolescencia hoy me volteó la espalda, ya no puedo verle la cara sonriente que solía mostrar en las fogatas, cuando mis dedos hacían gemir a alguna mujer, de vez en cuando, esas veces que no era mi guitarra.
  Los que un día fueron mis hermanos hoy no dejan rastro de sus manos en mis manos; una palmada en la espalda necesito para botar este último respiro que me aferra a esta muerte que llaman vida; el corazón late lento, mi alma está pronta a su partida y mis ojos a ratos se cierran dando paso a la animación suspendida.
  El viento se ha de llevar los cantos, los gritos. La pandilla en el aire ha quedado; esos locos momentos bajo el vino tinto y la amistad, con la lluvia, al suelo fueron arrojados.
  ¿Estarán ellos ahí para despedirme con el canto que juramos que sellaría cualquiera de nuestras tumbas?; ¿conservan aún la fuerza que emanábamos para cargar mi féretro, mi cuerpo enjaulado?.
  Tal vez aún no se han dado cuenta de mi caída, tal vez están muy lejos o, tal vez si sintieron el llamado, pero la distancia ha sido jueza y que no llegaran a tiempo fué su dictado.
  Hoy volveré a dormir solo, no sin antes recojer mis huellas, mi pasado; daré un paseao por cada una de las mentes que me conocieron, por cada una de las vidas que he marcado. Sé que me recuerdan muy dentro, cada una de ellas que alguna vez fueron mis mujeres, con las que estuve alguna vez atado; aquellos que crecieron conmigo, todos esos que aún hoy podrían volver a llamarme amigo, aquellos con los que compartimos escenarios, botellas, vasos,ideales, los viejos tiempos dorados que hoy pueden parecer banales.
  Hoy me despido diciendo que nunca quise que llegara la partida hasta cierto día en que me dí cuenta de que en realidad detestaba la vida...

A la mañana siguiente...


  A la mañana siguiente, después de la melancolía, un alma que fue desbocada descansa junto a la mía. Un cuerpo desconocido con los ojos y la piel muy parecidos a aquellos que emigraron de mi lado algún día para ser viajeros corrientes en las fauces del tiempo.
  De marejadas de alcohol fui naufrago y me rescató una marinera que no conocía; pero así no quería que fuera, así no me importaba la vida, y seguía llorando y la costumbre me hizo su mejor presa, una que poseía una ignorancia e ingenuidad predilectas.
  Salir un momento solo y no saber cómo es que llegas a despertar acompañado; acompañado pero vacío por dentro, casi exacerbado, como si de noche fueras un sonámbulo, otra persona, una víctima dañada de alma por la ausencia de aquella, por la amnesia y los fuertes dolores de cabeza que entran por la ventana de la pieza con la luz del aclarar la mañana, o tal vez pasado el medio día, y todo por tratar de suplir y hasta, tal vez, de mejorar en vano lo que viviste con ella en algunos antiguos días.
  ¿Cuántos pechos?, ¿cuántas bocas?,¿cuántos  muslos devorados por error?; como un caníbal insaciable ante la carne, amante inconsciente del pecado que, aunque no te des cuenta, te deja cada vez más destrozado, más mal herido, más desolado, nadando en el centro de un océano, o tal vez en un vaso de agua ahogado, con el aliento desfragmentado...

martes, 14 de febrero de 2012

Trozo De Luna (Estracto).


  Luna oculta, luna suave, con un bosque frondoso de verano dando color a tus ojos y una red en tus pestañas que aprisiona mi mirada.
  Luna terza y porcelana, cristlina como el río; en mi pecho te encarnas mirando de frente y tu pelo tomado; rayos de sol que adornan tu rostro, un deseo desatado.
  Venga el viento a persuadirnos; vino tinto junto al fuego, tinto de romance; emborracharme de tus manos en mi pelo y de cada uno de tus abrazos. No es dificil conseguirlo, tan solo al verte me enternezco y como niño voy actuando; alas blancas para tu cuerpo que hagan juego con tu piel y con todo ese cariño que desbordas y que, tal vez a veces, derrochas en vano.
  Cae la noche y la tormenta en mi cabeza cae sobre la almohada, sueño contigo envuelta en satín blanco y, otra vez el vino tinto llega a mi desde tus labios perfectos, ansiados, la más grande tentación, y recuerdo que estoy sentenciado, encadenado, obligado a rechazarlos por un pacto inmaculado...

lunes, 16 de enero de 2012

Retrato



  Te llevo a ti, mujer, y a tu reflejo, llevo el resuello de tus murmullos dando vuelta la esquina, perdiéndose entre las llamas de tu pecho, de tus ojos quietos.
  Llevo por ti un masoquismo algo extraño, queriendo no tenerte nunca para desear tenerte siempre, burlándome de mi mismo en el espejo mientras la guitarra responde con acordes poco convencionales a mis ganas de retratarte en melodías.
  Deslizando miradas desde tus hombros hasta lo intacto, palpita fuerte mi carencia de ti aquí cerca, como para tocarte con mis palabras, como para besarte con este canto y abrazarte con lo tibio de esta briza vestida por el sol.
  Correr la vista si me ves mirándote, siendo el tímido oculto tras los postes de una calle; tú sonríes mientras yo me sonrojo y saludo a tu buen humor con mi vergüenza de niño enamorado, encaramado a un sentimiento algo extraño que con este nuevo amanecer aún no se me ha quitado.
  Te sientas al borde de la cama presumiendo lencerías fabricadas tan solo con mi mirada inmóvil a cada lapso de tu piel que pareciera ser inmune a mis ojos, y que hasta se va poniendo más hermoso con cada segundo que pasa y cada palabra que pinto al describirte en mis bosquejos de poemas en falsa calma.
  Solo tiendo a buscar tus manos sin hacer nada, solo pensando en ellas y es como si lo adivinaras, y me seduces cuando ellas tocan mi rostro con serenidad; es así que veo en ti la única manera de quitarme esta ansiedad...

domingo, 15 de enero de 2012

Detalles De Un Beso.



  Perderse entre los callejones de tu cabello oscuro. Distancias que se acortan y un brusco provecho tan solo en la cabeza.
  Discipando la verguenza para corresponder a mi improvisado discurso ante ti y mirándote fijo a los ojos tomar tu mano y creer en nada antes de saber tu respuesta.
  Sabré seguir seguir la luz de tu piel blanca, sabré hundir mi deseo en tus labios antes de proceder a regalarte todo el sentimiento que se encierra en un beso profundo. No hay nada en este momento que me quite esta visión del día soleado meditando acerca de ti y de mi, de ambos en la brisa, del pasto que se mece sutilmente y sueña entre juegos y roces.
  Levanta un sonrisa, tiéndate a mi lado y háblame, que cualquier palabra tuya es una canción de lunas y estrellas cuando cae la noche y la oscuridad nos encierra. Yo te prometo que en un abrazo habrá más que un poco de abrigo para ti; juguemos a brindar con el aire, juguemos a que por un momento sentimos lo mismo, mi nariz con la tuya se adelantan, se seducen, y tu boca esboza una sutil sonrisa; yo te miro y tú cierras los ojos como esperando su inminente llegada, yo trato de mantener la espectación y digo un par de palabras precisas antes de sellar nuestro pacto y entonces, ya que no me aguanto, termino por ceder a tus encantos, caer rendido y enamorado por tu boca suave, preciosa...

domingo, 18 de diciembre de 2011

Tras La Sombra.


   Tras la sombra, piel a contraluz, mis ojos distraes y los conservas aprendiéndose tu silueta.
   Tus caderas distorsionan mi atención y acrecientan mi deseo de tenerte entre mis manos, apretándote, seduciendo a tu libido y provocándote. Se intensifican nuestros respiros, nuestros movimientos aumentan el ritmo y el calor comienza a llenar nuestros espacios como el invitado principal mientras, tras de él, también se asoman los besos, las caricias y un poco más de piel.
   Jugando con mis ganas se entretienen tus labios, tu boca; con suaves mordiscos y roces te internas en mi mente y te tornas el anhelo más potente además de esta cálida noche y de tus sábanas.
   Es que tus respiros me hipnotizan, es que tu voz desorbitada tapiza mi memoria de tus instantes, entre momentos, entre nuestros encuentros, entre todo lo que nos amamos, entre todo el sentimiento que deposité en tus manos, entre las mañanas en que despierto con mi cabeza aferrada a tu almohada y veo que estás a mi pecho abrazada y que, aún cuando te despiertas, no quieres soltarme aunque ya bien sabes que jamás sería capaz de dejarte abandonada.
   Eres tú mi sol, mi pampa, mi morada, eres para mi la luz de las estrellas y de la luna que me guía a través de la noche desolada. Eres los espacios en que mi dicha se siente inmensamente llena, donde comienza a aparecer la luz de la mañana; eres donde el cielo se junta con el mar y parece que fueran solo uno, que no se separaran por motivo ninguno. Eres el sonido del viento al soplar a través de las montañas, de las olas del mar al romperse en la orilla de la playa, eres el aroma de una tarde de primavera, eres tú mi única adorada…

jueves, 8 de diciembre de 2011

Insano


Destruir un mundo, volverse caos, lapidar sentimientos, amararse las manos, vendarse los ojos; desacer, borrar lo que fué consumado.
Hoy me siento enfermo, derramado en un vaso de pecados, desilusiones, deambulando entre lo insano. ¿Cómo parar?, ¿cómo voltear la página si tu sombra me persigue?, siempre estás ahí en mi pensamiento vigilándome como una cicatriz que quisiera restaurar, eliminar.
Quisiera volver a ser el mismo, sacarme este traje que me induce al odio al rencor y la malicia, quiero arrinconarte y sacarme estas ganas, quiero suplicarte que ya no estes en mis mañanas, en mi despertar, en mis pensamientos, quiero dejar esta violencia que me exalta los nervios, quiero violarte una vez más para que me odies pero tal vez eso me haga sentir que vuelven los amores y entremedio de los mismos viejos temores que creía haber eliminado.
Quisiera golpearte pero me sentiría aún peor, quisiera quemarme, arder en llamas completo, pero sería mejor quemar solamente mi corazón.
Cómo quisiera borrarte de mi cuerpo, pero te extraño tanto que tal vez sea un desacierto; tal vez desearí jamás haberte conocido pero no quisiera quitarme lo más intenso que he vivido...

lunes, 24 de octubre de 2011

Paloma.



  Sé que me prefieres no violento, y es así como también prefiero ser. Tal vez soy un tanto masoquista y adoro disfrutar de la soledad que, irónicamente, es la única que nunca me ha dejado solo, y es así que me fumo un cigarro y luego escondo otro para pensar que te lo has fumado tú sentada a mi lado.
  Aún pretendo pensar que sigues ahí con esa gran disposición de entregarle horas a mi rostro, palabras a mis oídos y caricias a mis manos, tal vez más besos a mi boca y tu imagen a mis ojos, pero de a poco me doy cuenta de que tendré que marcharme en soledad, y es así como tal vez tiene que ser, volver a tomar mis cosas e irme tal cual como vine a parar aquí, como también fue que vine a dar contigo y crear raíces a tu lado.
  Al menos sé que en tus sábanas siempre estará mi recuerdo y al rededor de tu vientre que fue mil veces rodeado por mis brazos, también como lleva una paloma en su interior, aunque haya sido solo parte de nuestra imaginación era hermoso pensar en ello.
  Las luces se van desvaneciendo poco a poco y con el atardecer mis ojos y mi corazón también se van cerrando; tal vez cuando el mundo se acabe yo ya no estaré aquí sentado mirando, aunque tal vez esté en el recuerdo de alguien a quien sinceramente pude decirle "Te Amo".
  Yo sigo aquí sintiendo, y más que nunca, esto que es tan fuerte, y aunque acabo de verte nuevamente no se me quita la pena del pecho y cada vez lo siento más estrecho porque me cuesta respirar y no quiero soltar otro llanto como los que ya he soltado en soledad o los que se me escaparon frente a ti, porque solo fuiste tú quien logró todo esto dentro de mi y quise regalártelo sólo a ti...

domingo, 23 de octubre de 2011

Dejando Atras, Dejando Huellas...



  Aquí estoy de vuelta... Otra vez en el mismo estado, aletargado y languidecido por un par de ojos que se fueron a la oscuridad.
  Sólo acostumbro mirar hacia atrás cuando mis pies se despegan de mi suelo, cuando se marchan de mi tierra; en todo el resto de las ocasiones, después de la tercera vez, siempre pongo la vista hacia adelante, esa es tal vez mi ley.
  No es mi intención crear problemas lejos de donde me siento en casa, es por eso que después de un par de veces sólo dejo que ese cielo se me arranque de las manos pues tal vez lejos de estas pampas haya algún otro cielo al que aferrar mis sueños y mis ganas de seguir caminando.
  Hoy se destiñeron estos paisajes que hicimos parecer con vida; tal vez mis pies se quieran ir tras los tuyos, pero será mi cabeza quien se encargue de negarles ese rumbo porque ahora debo olvidar aquello que no diera resultado; he de echar a andar los pies hacia otras colinas, hacia otros senderos no transitados. No me guardaré las lágrimas, mas bien las dejaré escapar todas para luego secarme los ojos, pues bien no valió la pena haberlo intentado tantas veces, aunque no fue un tiempo perdido, mas bien fue un libro más ganado gracias a todo lo distinto, gracias a que esto fue diferente, gracias a lo hermoso que alcanzó a ser construido.
  Pero es el destino del andante, de quien posee un alma errante, continuar siempre su camino; no es necesario olvidar pero si seguir siempre hacia adelante y mantenerse vivo...

domingo, 4 de septiembre de 2011

De La Noche Y El Viento.

  Hoy cambié los viejos versos, aquellos en que la tinta azul apuñalaba profundamente una quieta hoja de papel; hoy comencé a mostrar mi amor de otra manera, tal vez inventando alguna otra forma en la que se pudiera.
  Sobre las cuerdas que acariciaron mis dedos puse todo el sentimiento, y las palabras nacieron como flores en la primavera, y bailando en mis ojos se incrustó el vuelo de una luciérnaga en la fría noche.
  Las melodías que emanaban junto a la fogata mecieron los oídos del niño que jugaba en mis recuerdos y mis pupilas vieron cómo desde debajo de mis párpados brotaban un par de lágrimas insólitas, era mi reencuentro con un sentimiento desechado, uno que a la fuerza creí haber olvidado.
  Entonces aquél par de aventureros que dormían dentro de mi zapatos comenzaron a andar por la pampa empapada en el rocío de luz que le regalaba la luna, esa luna grande, inmensa, y las otras mil lunitas más pequeñas, esas que algunos prefieren llaman estrellas, tratando de reencontrarme con un espejismo de muchísimas noches atrás, una más de las noches aquellas.
  Cómo pude amar tanto a la noche, me preguntaba a mi mismo para mis adentros; descubrir que sin ningún reproche me hace sentir tan libre y vivo; encontrar la plenitud entre la oscuridad o la tenue luz y el silencio; no encontrar impedimentos para deambular por los pasillos de mi mente sin temor a dar algún tropiezo. Tal vez me hace falta un corazón para sentirme más completo, pensaba, o quizás no ser nadie; ser un pez, o ser un ave, o ser parte de la calle o haber sido engendrado en el vientre del viento...

viernes, 20 de mayo de 2011

Del río y de ti...


  Derretido, destrozado... Un corazón sangrando que cayó en tus manos y fué alzado hasta el cielo luego de vivir deambulando entre las espinas; maguyado por el cáncer de la decadencia que avanzaba lentamente por sus venas, por su vida.
  Hoy, por ti, las nubes han viajado lejos y han dejado el cielo libre para ver brillar el sol y en tus alas volar por el azul.
  Sensaciones que extrañaba fuertemente y que han vuelto con tus pies por el mismo camino del río que no detiene su andar invicto, no como yo que caí muchas veces cuando ya no estabas, cuando ya te habías ido.
  En un momento te perdí hasta en mis sueños y desperté llorando, porque desde un principio quise tenerte para siempre y tu muerte me hizo débil; sobre tu lápida estuve días tendido hasta que mi llanto interrumpió tu sueño eterno y tus ojos estuvieron vivos de nuevo.
  Despertaste y caminaste hasta mi otra vez y rodeaste mi cuello con tus brazos; pude amarte nuevamente, abrazar tu piel desnuda y acariciar tu bientre con mis manos. Hicimos el amor bajo la luna, vigilados tan solo por un cielo vestido de noche y adornado por un millón de astros; tu voz se enredaba en mi memoria y mis labios se acostaron en tu pecho, preludiando alegrías, mucho más que un vago sentimiento, aún más que los placeres... La vida...

domingo, 24 de abril de 2011

Episodios Psicopáticos.


  Una casa inundada en el desorden; una mente sumida en la desesperación; un ser humano todo un día desnudo ante el frío del otoño, encerrado en la peste kafkiana de una mente psicópata.
  Una botella de vino vacía, dos de cerveza y seis latas vacías esparcidas por el suelo junto con la ropa, junto con las cenizas del cenicero, junto con los sentimientos y recuerdos pisoteados. Sentado en calzoncillos frente a los parlantes, por los que suena toda la rabia que siento, mientras mis manos se hieren al golpear el suelo, una y otra y otra vez...
  Piel descubierta, abrigada tan sólo por el viento que entra por la ventana rota. Fuego ausente y la cama, en medio del living, junto a la estufa que alguna vez dio calor, que ahora se durmió. Plena oscuridad, dejar las cortinas cerradas para que no entre ni la luz a hacerme compañía, porque cuando uno se siente solo, se muere sintiéndose solo, quiere sentirse aún más solo, y vienen con la soledad esos deseos de llorar, y más rabia por no poder hacerlo.
  He colmado mi mente de bellos sentimientos que no he entregado nunca, y aquí, en ninguna parte, ya nada de esto me sirve; sólo quiero botarlos a la basura, meterlos al fuego y arrojar, en forma de feto, mi cuerpo a la esquina más oscura y fría de la casa, ser víctima de las arañas y de su veneno. Pero no quiero acabar siendo una amenaza, preferiría morirme antes...